La historia de ‘Lobito’, el perro que murió hoy de un infarto a causa de la pirotecnia

Lobito era un perro muy cariñoso. Tanto que a veces empalagaba, pero que cada día recibía a Fernando con tal emoción que reconfortaba su llegada a casa. Afuera la vida seguía apurada. Adentro, en casa, Lobito le recordaba a su familia que el amor incondicional existe. Hasta hoy. Esta madrugada su energía se detuvo de golpe, se la quitaron estrepitosamente. Un coctel de detonaciones sobrepasó en decibeles el ritmo de su corazón y lo mató. Asustado.

 Las campañas para controlar los estallidos de las fiestas de fin de año no fueron escuchadas. Los ‘post’ en Facebook pasaron a alta velocidad por la línea del tiempo de las redes sociales. Y desaparecieron. Nadie les hizo caso. Y un maldito cohete le paró el corazón. Su caso fue recogido por el Grupo Caridad, cuya labor es motivar en la población de Lima amor y respeto hacia los animales, y rápidamente pasó a las redes. Nosotros queremos compartirlo. Y la gente lo lamentará, y en Año Nuevo los pirotécnicos volverán a estallar. 

 

Esta es la historia de Lobito de Mar, contada por Fernando Moreno, quien hace 7 años lo recogió de la calle, abandonado, y que hoy tuvo que asumir que a su mejor amigo lo mató la inconsciencia. 

 Fernando Moreno

 Hubiera sido mucho más difícil aprender a ”amar” la vida en un mundo tan ‘’loco’’ sin mi Lobito de mar, mi perrito querido, que cuando sabía que me sentía mal ponía su corazón sobre el mío para que yo me sintiera bien. 

 Él, hoy día murió infartado por la INCONSCIENCIA de algunos imbéciles que querían reventar cohetes, como probablemente le haya sucedido a miles de animalitos, en muchos lugares, durante estas fiestas. Me imagino lo muchas que son las víctimas de la pirotecnia solo durante un día de navidad y me da mucha pena. 

 Amo a mi abuela y a mis dos tías, Peta y Cake. Y también amo a Daniella, a Cristina, a Andrea y a todos mis amigos y amigas. Amo a una persona especial, que no quiero mencionar pero con quién soy muy feliz. Amo también a mucha gente que no se lo merece, y de alguna manera a todos los seres que conozco y a todos los que no conozco. Amo mi vida, y siempre he ido con convicción tras las cosas que me hacen feliz sin que esto dañe a otros. Amo la ”vida” y a todos los seres vivientes que comparten conmigo el mismo aire y la misma agua en este mismo planeta y al mismo tiempo cada vez que respiro. 

 Yo sé que Lobito de Mar es un ser más cómo los más de 60 billones de seres de los que se ‘’alimenta’’ el 90% no vegetariano de esta loca ”humanidad” y que solo por conocerlo más y por casualidad o causalidad de alguna manera lo amo más a él que a todos los demás seres que existen, y por eso estoy seguro que todos los demás seres como él y como yo tienen el mismo derecho a vivir y ser felices. 

 Amo a toda la humanidad y tal vez la humanidad no me ame a mí, pero por AMOR te pido que en esta ”Navidad” en que supuestamente celebras el ”nacimiento” de Dios, te detengas a pensar en la importancia de la vida, de la naturaleza, de nuestros amigos los demás animales y de la libertad con respeto por el otro; y en que podríamos vivir siendo conscientes y cuidadosos de toda la vida que está fuera de nosotros apreciándola y disfrutándola, porque de hecho es posible vivir juntos sin prejuicios, sin matar a ningún animal, esforzándonos por objetivos más nobles y sin destruir nuestro planeta, sólo que hasta ahora como humanidad no hemos decidido hacerlo, porque al menos hasta ahora es seguro que por donde vamos, si todos siguen buscando oro, metales y cosas y regalos que contaminan, enferman y no hacen feliz a nadie pronto ya no existiremos ni ”humanos’’, ni vegetales mágicos y curativos, ni los hermosos animales de los que dicen que hemos evolucionado, pero con quienes al menos sabemos que hemos convivido por mucho tiempo.

 Esta es una navidad profundamente triste para mí, y aunque amo a la humanidad entera, la humanidad entera así tratara probablemente no podría darle vida otra vez a mi querido amiguito ”Lobo de Mar”, cuyo cuerpecito frío está envuelto en mi cubrecama. La humanidad podría vivir en perfecta armonía con la naturaleza y como grupo de humanos, sólo por ser conscientes y con tanta tecnología de comunicación en verdad, no debería faltarnos nada… Solo espero estar vivo para celebrar una ‘’navidad’’ cuando todos ya usen la ‘’consciencia’’ siempre para decidir, y se tomen un rato para ver si sus actos podrían dañar a otros o si nuestros esfuerzos pueden ser mejor utilizados y organizados para vivir todos mejor. Esta navidad por favor comparte esta carta y ayúdame a crear un poco de conciencia, desde ya te digo que te quiero mucho por hacerlo, porque sé que amas la vida al igual que yo, y que respiramos el mismo aire y tomamos la misma agua. Yo estaré llorando junto a un río porque me duele mucho haber perdido a mi mejor amigo, pero espero que este mensaje este circulando abriéndole el corazón y la consciencia a cuanta gente sea posible.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s